Oración por un hijo fallecido

oración por un hijo muerto

La pérdida de un ser querido es una de las cosas más trágicas y difíciles que nos pueden pasar, esto se acentúa fuertemente si hablamos de la triste pérdida de un hijo, el dolor es inenarrable y una de las sensaciones más horribles por las que puede pasar un ser humano, por eso es necesario recitar una oración cuando muere un hijo, para pedir por él ante Dios y buscar consuelo en él.

Debido a las circunstancias hay leves diferencias entre lo que es una oración por un hijo fallecido a una oración por un hijo muerto, pero ambas oraciones que te mostraremos tratan de expresar el dolor de unos padres por la muerte de su amado hijo, y ambas permiten rogarle a nuestro Dios para que reciba el alma de ese hijo en el reino de los cielos.

¿Cuál es la Oración por un Hijo Fallecido?

La oración por un hijo fallecido podemos definirla meramente como perder la vida por causas naturales, por ejemplo: Una enfermedad genética con el que se nazca, afecciones respiratorias, cardiopatías, accidentes cerebro vasculares, trastornos como la diabetes o el asma, hasta enfermedades graves como un cáncer terminal.

Al cumplir nuestra misión en esta tierra no nos queda más que morir y ser llamados por el altísimo, esto es lo que implica morir por causas naturales, con esta oración a un hijo fallecido le pedimos a nuestro Dios que derrame su misericordia sobre el alma de nuestro hijo fallecido, para que con el perdón de sus pecados alcance la luz infinita del reino de los cielos.


“Dios todo poderoso, ponemos en tus misericordiosas manos el alma de nuestro hijo (se dice el nombre) que fue llamado de esta tierra para subir a tu lado.

Aún no logramos asimilar la partida de nuestro hijo, que se fue sin avisar ni despedirse de nosotros, sin que nos diera tiempo a decirle cuanto lo amamos, pero debemos entender Dios que tus tiempos son perfectos y que tu voluntad siempre será inequívoca, no comprendemos tu plan, pero si nuestro hijo ya cumplió su ciclo en esta tierra y debe ser llamado a tu lado nos entregaremos a esa voluntad con lágrimas en los ojos.

También rogamos por su alma, rogamos para que le perdones todos sus pecados y logre ir a tu reino, donde estará feliz y sin sufrimiento por toda la eternidad, también rogamos por nosotros sus padres, para que nos des el consuelo y con tu amor nos ayudes a llevar este duelo de la forma más sana posible.

Amén.”


Como Padres en nuestra mente siempre está que nuestros hijos son los que tienen que enterrarnos, porque nosotros ya vivimos y disfrutamos de los placeres de la vida, pero solo Dios sabe porque hace las cosas, y en ocasiones tenemos que despedir a nuestro hijo amado que se fue al lado del Señor.
Para que estemos en paz y asimilemos lo sucedido, te recomendamos rezar el Rosario para Difuntos y las oraciones hermosas para difuntos.

¿Cuál es la Oración Por un Hijo Muerto?

Aunque pueda causar confusión ambos conceptos debido a su parecido, estar muerto no es igual a fallecer; mientras que como se dijo anteriormente, fallecer es cuando dejamos este mundo habiendo cumplido nuestro tiempo, morir se atribuye a todas las causas de muerte ajenas al plan de Dios, por ejemplo, el ser asesinado, un accidente de auto, suicidio, entre otras.

Es por ello, que sabiendo la diferencia entre ambas situaciones, la oración por un hijo muerto cambia ligeramente con respecto a la mostrada anteriormente, pero de igual forma trata de expresar el gran dolor de unos padres que han perdido repentinamente a su hijo y ruegan por su alma y el consuelo de ellos.


“Oh Dios bendito, tú me lo diste y tú me lo quitaste, no tengo palabras que describan el dolor que se siente, sin embargo, yo te entrego a mi hijo, si esa fue tu voluntad he de aceptarla.

        Hijo mío no acepto tu inesperada pérdida, pero ahora que estás en el paraíso ve y regocíjate en el eterno amor del que nunca te abandonará, y abraza su infinita misericordia.

Te agradezco por haberlo traído a mi vida, fue el préstamo más hermoso que nos hiciste y ahora nos lo reclamas, y pese al corto tiempo que estuvo entre nosotros nos enseñó lo que es el verdadero amor, lloraremos tu partida alegres porque tu alma ha regresado al lugar que pertenece.

Dios amado bendice a mi hijo, perdona todos sus pecados y recíbelo en tu reino, llénalo de tu luz para que con ella pueda iluminar nuestro sendero, así como una vez iluminó nuestras vidas con su presencia, mantenlo a tu lado Señor por los siglos de los siglos.

Amén.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.